Close

Conoce a la mujer del Ejército que hace posible las comunicaciones durante desastres

Teniente coronel Úrsula Atarama Mesones tiene a su cargo a personal de tropa, así como oficiales y suboficiales.

Úrsula Atarama Mesones comanda el Batallón de Comunicaciones del Ejército. Esta arma organiza el sistema de reportes, mensajes y noticias entre las unidades de la institución, articulando con la sociedad en caso de desastres naturales. Por esa razón ha creado el Centro de Comunicación Transportable que usará si una zona es devastada por un huaico o desborde de río durante el FEN.

Tenía seis años cuando le preguntaron qué quería ser de grande y ella respondió con absoluta certeza, “cachaco”. Sus compañeritas de aula se rieron a carcajadas, y ella sin inmutarse volvió a expresar esa mágica palabra que le daría sentido a su niñez y adolescencia.

Porque Úrsula, la mayor de ocho hermanos, soñaba con ser soldado, volar en paracaídas, manejar armas y ayudar a la gente ante la posibilidad de una guerra. En su familia no había ningún militar que pudiera haber servido de modelo a la precoz niña. Sin embargo, ella recuerda que a su padre le gustaba leer en la revista Selecciones la historia de la Segunda Guerra Mundial y en las sobremesas contaba episodios de aquel conflicto internacional.

“Pero también tenía especial preferencia por ver la serie Combate y me pasaba la voz para que lo acompañara a verla”, recuerda y repite la famosa frase del famoso programa de los 60: ‘jaque mate rey dos, aquí torre blanca, conteste por favor’. Úrsula cree que estas experiencias con su progenitor las almacenó en alguna parte de su corazón porque ella lo único que quería ser era soldado.

De minas y flores

La familia Atarama Mesones es de Piura, y durante los 90 tuvo algunas dificultades económicas, porque su negocio no andaba bien. Esa situación impidió a los progenitores hacerse cargo de los estudios superiores de su primogénita, porque debían de sostener a los otros vástagos. Pero la vida le daría gratas sorpresas a Úrsula.

Luego de terminar el colegio, y de resignarse ante la realidad familiar, una tarde saliendo de su cita del dentista se topó con un letrero que decía: Academia pre Cadete. Cogió fuertemente el brazo de su padre y durante todo el trayecto a casa le rogó para que la ayudara a postular. El pobre no sabía cómo disuadirla.

“Hijita, las armas no traen la paz, tal vez no sea bueno para ti”. Pero ella, “papito, papito ayúdame”. Así fue. Pero en cada examen que pasaba, siempre aparecía la pregunta, “¿estás segura?” “¿viste bien la lista”? Porque cada evaluación aprobada, era un gasto más que él debía asumir.

Úrsula del Jesús, inspirada por papalindo y su esfuerzo, logró ingresar a la Escuela Militar de Chorrillos en marzo de 1997. Tenía 17 años y formó parte de la primera promoción de mujeres que ingresó al Ejército Peruano. Fueron 50 féminas las que iniciaron un proceso de transformación al interior de la institución, aún liderada por varones.

Batallón de comunicaciones

Desde marzo de este año es la primera mujer que comanda el Batallón de Comunicaciones de la II División del Ejército del Perú. Asumió el cargo luego de largas jornadas de estudio y entrenamiento en la Escuela de Guerra, un nivel de la formación militar donde postulan todas las promociones e ingresan los mejores.

“Es muy peleada la competencia, evalúan todas tus capacidades y requisitos. Seleccionaron a 100 oficiales, de los cuales cuatro fuimos mujeres”, acota.

Desde que se hizo cargo de esta arma, sus funciones se han orientado a prepararla para el Fenómeno El Niño, porque además de hacerlo para la guerra, el Ejército debe tomar medidas ante desastres naturales.

Atarama Mesones, que es teniente coronel, tiene a su cargo al personal de tropa, unos 110 soldados; y entre oficiales y suboficiales, a otros 45 soldados. Con este gran equipo debe asegurar que todas las unidades del Ejército se comuniquen, así como la II División con los gobiernos regionales e Indeci, para enfrentar las emergencias. “Tengo que garantizar la interacción entre civiles y militares”, precisa.

“Nuestro mayor logro es haber creado el Centro de Comunicación Transportable para no perder conexión por ninguna razón. La tecnología no es cara si la comparamos con el número de vidas que podemos salvar. Sin comunicaciones estamos muertos. No es sencilla la carrera militar para una mujer, aún existe machismo, pero podemos desarrollar todas nuestras potencialidades”, afirma.

En noviembre, Úrsula recibió la Orden Al Mérito a la Mujer 2023 del Ministerio de la Mujer, por su trabajo en la promoción de la equidad entre hombres y mujeres al interior del Ejército.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
scroll to top