Close

Descompensación: ¿qué es y cómo actuar?

Médico de EsSalud brinda recomendaciones en el Día Mundial del Corazón.

Hay distintas razones para sufrir una descompensación, un término que se usa comúnmente cuando una persona atraviesa un brusco bajón de la presión arterial, lo que produce malestar general en todo el cuerpo.

En diálogo con Andina al Día, el médico cardiólogo Juan Sulca, del Seguro Social de Salud (EsSalud), explicó que se trata de un colapso del sistema circulatorio que a su vez reduce la oxigenación (flujo de sangre) de los órganos, entre ellos el cerebro.

“Puede ser producto o consecuencia de una falla en el ventrículo izquierdo, la cual puede ser asociada a una arritmia o un evento cardíaco, como un infarto”, refirió en el Día Mundial del Corazón que se celebra cada 29 de setiembre.

Masaje cardíaco

Si la descompensación se origina por una arritmia, ésta puede causar un paro cardio respiratorio. En ese caso, lo único que puede hacerse es llevar a cabo un soporte vital básico que consiste en un masaje cardíaco y respiración.

“Se debe tratar de asegurar que el paciente mantenga sus funciones básicas y pedir inmediatamente una ambulancia con un equipo de desfibrilador hacia el lugar de incidencia para seguir con la cadena de vida”, comentó a Andina al Día.

Cada minuto que se tarda en la atención, disminuye la probabilidad de sobrevivir, mencionó, al afirmar que es fundamental atender rápidamente al paciente para continuar con los otros procedimientos.

Para realizar el masaje cardíaco, prosiguió, no se requiere ser médico, pues solo se necesitan hacer 30 compresiones por dos ventilaciones. Eso, según explicó, será el resucitador hasta que llegue la ambulancia con el desfibrilador.

Menores de edad

La edad constituye uno de los factores de riesgos cardiovasculares, sin embargo, la descompensación también puede presentarse en menores de edad con distintos factores de riesgo, como el tabaquismo, obesidad, hipertensión y sedentarismo.

En ese sentido, recomendó fomentar la actividad física al menos durante 30 minutos al día; evitar comida chatarra y abandonar hábitos nocivos para proteger la salud.

scroll to top